testimonios

historias de vida

El testimonio es más que una categoría teórica, es más que un deber moral, es más que una actitud espiritual. El testimonio es una categoría existencial que logra incorporar la fe y la razón, que logra establecer una auténtico diálogo con aquellos que no piensan ni creen como lo hacemos nosotros, él no solo nos conecta con aquellos a quienes dirigimos nuestro testimonio, sino que con nosotros mismos y, sobre todo con Dios. El testimonio es así la prueba de aquello que Dios, por misericordia, ha hecho en nosotros.

El testimonio lo recibimos por medio del don y el poder del Espíritu Santo, nos permite mantener un curso estable en tiempos de prosperidad y vencer las dudas y el temor en épocas de adversidad. Todos debemos saber que es un testimonio, como obtenerlo y cuales son nuestras responsabilidades una vez que lo hayamos recibido. Los testimonios personales son el cimiento y la fortaleza de la lglesia. Proporciona una luz orientadora que nos guía hacia un cometido que dirige nuestra conducta y nuestra forma de vida. Nuestro testimonio es una medida de nuestra fe; la fe es testimonio; el testimonio es fe. El tener un firme testimonio nos permite ayudar a los demás en su búsqueda de la verdad.es el conocimiento de quienes somos: hijos de Dios; de donde venimos: de la presencia de nuestro Padre Celestial; y a dónde iremos eternamente si somos fieles: de regreso a la presencia de nuestro Padre Celestial. Todos debemos obtener un testimonio como este a fin de que soportemos las pruebas y las adversidades de la vida terrenal y alcancemos el glorioso futuro eterno que todos deseamos.2

1.Silva, Joaquín. (2016). DAR TESTIMONIO, la presencia de los cristianos en la sociedad plural de Javier María Prades López. Teología y vida, 57(3), 403-405.

2.Robert D. Hales, 2014. 

Agustín Ramírez

No se pueden obtener resultados diferentes,  haciendo lo mismo de siempre.

Melania Díaz

Me di cuenta de que mi fe en Dios era muy pobre. Poco a poco he ido creciendo en mi fe  y soltando más a Dios su obrar en mí y en mis hijos, pues no son míos, sino de Él. 

Hugo Valdivia

Hoy estoy a menos de un año de terminar mis estudios doctorales en el campo de las ciencias de la salud. En todo este tiempo dentro de las escuelas, como alumno y como profesor, me encuentro con la pregunta ¿es usted creyente? A lo cual contesto afirmativamente para sorpresa de todos.