Elecciones de violencia y mentadas de madre

¿Dónde están los candidatos que respondan a las necesidades de una nación que requiere de un proceso cuidadoso y estratégico de reconstrucción... de sanación?



En México han muerto más de 220,000 personas a causa de la pandemia por Covid-19, han sido asesinados 79 políticos en el último año, 33 de ellos en período de campaña, hay una pobreza laboral de casi el 40%, y muchísimos indicadores más deberían ponernos a los ciudadanos en estado de alerta, y sin embargo, a unas semanas de las elecciones, en nuestras opciones aún se barajan candidatos cuya estrategia es mentarle la madre a la gente, otros que cantan y bailan, y unos más cuya mejor idea es buscar el voto basándose en el odio de algunos, al partido en el poder.


Y si en el escenario existen ese tipo de candidatos es porque todos hemos sido culpables de alguna manera. ¿Dónde están los candidatos que respondan a las necesidades de una nación que requiere de un proceso cuidados y estratégico de reconstrucción, de sanación? ¿Dónde está la sensibilidad de los ciudadanos y de los políticos tras la pérdida irreparable de miles de personas a causa del Covid, y las afectaciones lamentables de millones más cuya vida ha cambiado a causa de esta pandemia que aún no termina?



Crédito: Archivo AFP

Hoy más que nunca es necesaria la lectura de la última Encíclica del Papa Francisco, Fratelli Tutti, un documento en el que el Santo Padre da respuesta a las necesidades de la humanidad y en el que deja una serie de líneas muy claras y contundentes para que, desde la política, se construyan los cimientos de la etapa post-pandémica.


Pero seamos exigentes. El Papa no habla de una política basada en mentadas de madre, de marketing barato o de la explotación de ideologías de moda. Él nos dice:


“Es necesaria una política con visión amplia, que lleve adelante un replanteamiento integral de las relaciones y promueva un diálogo interdisciplinario sobre los diversos aspectos de la crisis. La grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y se piensa en el bien común a largo plazo”